POESIA A LA VIRGEN DEL ROSARIO

Con una suave  cadencia,

los rosarios  se  estremecen

en   los   varales   de  plata.

La  Virgen   del   Rosario,   llora

entre  flores   engalanada.

En sus rosarios se mece,

a sus rosarios reclama,

tierno y cálido fenecer

para su sufrida alma.

Gotas de blanca cera,

se confunde con sus lágrimas.

Su cálido rostro refleja,

su Pureza Inmaculada:

Rosario Divina ¡Celestial!

¡Por incienso perfumada!

Pétalo de nardos acarician

sus manos tersas y blancas

mientras el dulce  dolor enloquece,

sus pupilas angustiadas.

About these ads

Deja un comentario

Archivado bajo Poesías

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s